lunes, 14 de abril de 2014

Manuel López Azorín y David Morello, versos en Sanse

22 de abril. Buen día para la poesía, para la lectura, para el flamenco, para la escucha. Y más si es en el centro del pueblo en el que uno dio sus primeros pasos. Y más si es de la mano de uno de los poetas más respetados y respetables de las letras en este país: Manuel López Azorín. Allí, junto a él, tendré el placer de ofrecer una lectura compartida, por gentileza de la Librería Pernatel. Manuel leerá poemas de su último libro publicado, Romancero Flamenco (Eirene Editorial, 2012), una joya de la literatura flamenca que durmió en el cajón durante 20 años hasta que resonó el metal del arte y salió a la luz; un libro que repasa la historia del flamenco y que le rinde merecido homenaje. Por mi parte, leeré poemas de Réquiem por un hombre cualquiera (Vitruvio, 2013). Una invitación a todo aquel que quiera pasarse. Es difícil perderse: a las 18.00 horas, en la terraza de El Foro (Calle Real, 56), frente al Ayuntamiento de Sanse.




Los defensores del cante

Defensores de los cantes
y la guitarra flamenca:
los críticos, estudiosos,
los músicos, los poetas...
junto al pueblo que lo canta
porque lo lleva en las venas.

Los que han sentido en el pecho,
el alma, por dentro y fuera,
el grito de todo un pueblo
y, con el pueblo, su esencia.

Manuel Torres y “Demófilo”
   –el padre de los poetas
   Antonio y Manuel Machado,
   Olmo de España, y adelfa–

Don  Manuel y Federico:
la música y el poema.

Tienen su sitio en la Historia
de los cantes de su tierra.

Lo popular y lo culto
llevan por la misma senda.



Coplas por soleares de los defensores del cante

Defensores de una raza,
de un cante y un sentimiento,
por un pueblo se levantan.

La culta música abraza
con Falla el cante flamenco
y lo potencia en Granada.

Hay una cultura llana
que tiene un sitio en el pueblo

y nadie debe olvidarla.

Manuel López Azorin
Del libro Romancero flamenco (Eirene Editorial. Madrid, 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario